Categories
Nostalgia

Tu ausencia

Así como llegaste también te fuiste un día,
no te di la bienvenida,
no te di cabida en mi corazón.

Yo me llené de hipocresías
y cegué  mi pensamiento,
eso llenó de resentimiento mi alma,
me oscureció la razón.

No mantuviste tu palabra,
nunca apareciste para dar una explicación.

Estuve en el vacío entre caminos turbios,
mundos sin fin,
pensamientos no encontrados
y competencias de sonrisas absurdas
que solo las entendía el fantasma de tu ausencia.

Me  diste vida,
pero no me dijiste que te ibas.

Te abrí mi puerta
pero me dejaste a la espera,
con incógnitos,
con un sin número de confusiones.

Aveces sentía que tu ausencia
era como un huracán en medio del mar.
Revuelcas todo, desapareces
y así como vienes de rápido te vas.

Ya me entregué a la idea que nada va a cambiar.

Solo queda vivir con la ilusión de pensar
que alguna vez viniste y nunca te fuiste.

Pero no le puedo mentir al viento
porque así como llegaste te fuiste un día. 
Tengo que aprender que en mi corazón
ya no tienes cabida.

Leave a Reply

Your email address will not be published.